EL PADRE (2020): la demencia senil contada en primera persona

Decía Gabriel García Márquez que «la vida no es lo que uno vivió, sino lo que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla». Nuestra vida, lo que somos, queda almacenado en nuestra memoria y esta define nuestra realidad. Pero, ¿qué somos sin nuestros recuerdos?, ¿qué sucede cuando ya no somos capaces de recordar?. Puede que esta realidad, tan bien definida antes para nosotros, se torne confusa, angustiosa y repetitiva. Puede que, como el protagonista de la película El padre (The Father, 2020), acabemos sintiéndonos como árboles que están perdiendo sus hojas. Acabemos sintiéndonos solos, abandonados, perdidos.

El padre: una obra de teatro llevada con éxito a la gran pantalla

El padre, dirigida por el francés Florian Zeller, nace como resultado de la adaptación a la gran pantalla de la exitosa obra teatral Le Père (2012), escrita por el mismo Zeller. Como buena película adaptada del teatro, el director se apoya en unas actuaciones magistrales de sus actores principales.

La cinta cuenta la historia de Anthony (Anthony Hopkins), un anciano que poco a poco, a causa de una demencia no especificada, está sufriendo los devastadores efectos de la pérdida de la memoria. Obstinado, confiado en que aún es autosuficiente, no se resigna y va deshaciéndose de todas las cuidadoras que su hija Anne (Olivia Colman) va contratando. De este modo, mientras Anne busca una solución, sentirá toda la carga del cuidado de su padre mientras observa cómo este va, poco a poco, separándose de la realidad. Ambos, padre e hija, vivirán con desasosiego y angustia la realidad de la enfermedad que les ha sido impuesta.

El padre cuenta con seis nominaciones a los premios Óscar 2021: mejor película, mejor actor (Anthony Hopkins), mejor actriz de reparto (Olivia Colman), mejor guión adaptado, mejor diseño de producción y mejor montaje.

El padre: la demencia senil en el cine

No es la primera vez que el cine enfrenta el Alzheimer u otros tipos de demencias pero lo que quizá tiene de novedosa esta cinta es que en esta ocasión la enfermedad, la pérdida de memoria con todas sus consecuencias, es retratada desde el punto de vista de la persona que sufre el drama del olvido. El montaje de la película lleva al espectador a verse, sobre todo al principio, tan perdido como el propio protagonista. La cinta está narrada de forma repetitiva, confusa, laberíntica. Quizá como la propia mente del paciente, el cual, en su desgracia, ya no es capaz de reconocer a las personas a las que un día amó. En ocasiones no es ni siquiera capaz de diferenciar el día de la noche.

Florian Zeller construye en El padre un poderoso relato dramático sobre cómo pueden llegar a afectar enfermedades como el Alzheimer o la demencia senil tanto a quienes las padecen como a las personas que constituyen su entorno más cercano. La película transpira humanidad pues pone sobre la mesa temas muy reales. El miedo a la soledad y al abandono. El paso del tiempo, la vejez y el deterioro de las facultades mentales. El olvido y el cuidado de las personas a quienes queremos, tarde o temprano, acabarán golpeándonos a todos.

Demencias: concepto, clasificación y características más importantes

La demencia se define como el deterioro progresivo de las funciones superiores, adquirido y con preservación del nivel de conciencia. Las demencias suponen un importante problema de salud pues pueden llegar a alcanzar al 20% de los mayores de 80 años y constituyen la principal causa de incapacidad a largo plazo en la tercera edad.

En cuanto a su clasificación, la mayor parte son irreversibles (70%) y no tienen tratamiento (Enfermedad de Alzheimer, Enfermedad de Pick). Del 30% restante, un 10% son reversibles si se actúa a tiempo, en otro 10%, aunque irreversible, podemos detener la progresión eliminando los factores de riesgo (demencia vascular). Por último un 10% obedecen a causas psiquiátricas (las que denominamos pseudodemencias).

La Enfermedad de Alzheimer es la causa más frecuente de demencia en Occidente. Afecta al área cortical cerebral, sobre todo temporoparietal. Su inicio es insidioso y de progresión lenta. Suele existir un período preclínico caracterizado por errores puntuales de memoria. Posteriormente se establece una alteración de la memoria reciente y de la capacidad de aprendizaje. Al principio la memoria remota permanece intacta pero, más tarde, el paciente acabará presentado dificultad en la recuperación de los episodios lejanos. Inicialmente pueden presentarse alteraciones del lenguaje que van desde la dificultad para nominar objetos hasta, en fases más avanzadas, la alteración grave de la formación y comprensión del lenguaje. Con la progresión de la enfermedad, el paciente pierde la capacidad para reconocer objetos, personas o lugares. Pueden aparecer también síntomas psiquiátricos siendo la depresión el más frecuente. La edad avanzada es el principal factor de riesgo para su desarrollo. Existen fármacos disponibles para el tratamiento de esta patología pero estos solo tienen como objetivo la mejoría cognitiva, el enlentecimiento en la progresión y el retraso en la aparición de la enfermedad. Actualmente esta enfermedad no tiene cura definitiva. La causa de la muerte suele ser una enfermedad intercurrente.


Si te ha resultado útil, comparte…


También nos puedes seguir …

Deja un comentario