‘RED’ Diney PIXAR vuelve a abordar las emociones

Cuenta Domee Shi, directora de Red, que para crear la película se inspiró en su propia pubertad. Ya en 2015 la factoría Disney nos sorprendió con Del revés, una película que se alejaba de los guiones anteriores y, quizá, más enfocada a los adultos por la profundidad de su mensaje. En efecto, la cinta abordaba el tema de las emociones de una forma un tanto compleja para los más pequeños de la casa aunque bastante acertada. Quizá el hecho de abordar temas más profundos persigue el objetivo de alcanzar a un público de más edad. En 2020, la película Soul volvió a mostrarnos la cara más sensacional de Pixar con una cinta que ahondaba con mucha sensibilidad en las emociones humanas e invitaba a la reflexión.

Dos años más tarde, Disney-Pixar regresa con Red (Turning Red) una película en la que profundiza, esta vez, en las emociones de una niña en plena pubertad. En cualquier caso, sea cual sea, la intención de esta empresa creadora de sueños, lo cierto es que con Red, lo ha vuelto a bordar. Red es tierna y encantadora. Sin duda una joya para disfrutar en familia.

Red: una divertida metáfora sobre la pubertad

Mai Lee es una joven de 13 años con una vida muy tranquila. Hija siempre interesada en agradar a sus padres, alumna excelente, y con ideas muy claras. Un día se encuentra con un pequeño inconveniente: cada vez que siente una emoción intensa, se transforma en un oso panda rojo. Y es que quien ha sido adolescente no podrá más que sonreír ante la divertida metáfora que supone la cinta. Transformarse en un gigantesco oso panda es exagerado, de acuerdo, pero ¿quién no se ha sentido alguna vez así?.

logo turning red película

Red: la primera vez que Disney-Pixar menciona la menstruación

Y es que, precisamente el día en el que la protagonista amanece convertida en oso panda, parece coincidir con su primera menstruación. Por primera vez Disney-Pixar se atreve a mencionar este tema mostrando explícitamente elementos relacionados con la misma: la preocupación de sus padres, el miedo e inseguridad de la protagonista o, por ejemplo, las compresas.

Además, la cinta está repleta de guiños al manga y a las series japonesas. Los amantes de este género las identificarán rápidamente. Seguramente ha tenido mucho que ver el hecho de que la película haya sido dirigida por una mujer de origen oriental (Domee Shi). Pero, lejos de parecer fuera de lugar, estos guiños dotan a la película de un delicioso encanto nunca visto hasta ahora en las películas de Disney Pixar. La animadora, directora y guionista china-canadiense Domee Shi (1989) colabora en Pixar desde el año 2011. En 2018, con Bao, se convirtió en la primera mujer en dirigir un corto en Pixar. La realizadora acaba de ser nombrada vicepresidenta creativa de la empresa.

Una joya que deja buen sabor

Otras películas de la compañía como Toy Story (1995) o Brave (2012), ya trataron de alguna forma los sentimientos de los adolescentes pero no de una forma tan sincera y realista. En resumen, una película para disfrutar en familia que hará las delicias tanto de los adultos como de los niños (aunque estos no sepan leer entre líneas). Una maravillosa fábula sobre los cambios (que no siempre son para mal), sobre las amistades de verdad y sobre la autoestima y la identidad. Un viaje al inicio del siglo XXI que trae de vuelta las series japonesas o los grupos de música a lo Backstreet boys. Las ganas de concierto. La necesidad de rebelarnos y de reinventarnos. En fin, la vida antes de la pandemia.


Si te ha resultado útil, comparte…


También nos puedes seguir …

Deja un comentario